domingo, 14 de mayo de 2017

Tax the Heat y la clase media

El madrileño Garage Sound, con un cartel netamente classic rock, ha tomado buena nota de uno de los factores que realmente hacen atractivo a un festival como el Azkena. Más allá de unos cabezas de cartel de postín, lo que da empaque a un evento de estas características es una clase media atractiva. Salvo contadísimas excepciones, las estrellas de cada jornada son bandas consagradas que han visitado nuestros escenarios en numerosas ocasiones. Y al final, si se dispone de medios y talonario, tampoco tiene mérito traer a KISS, Ozzy o Neil Young a tu festival. El programador azkenero, por ejemplo, demostró conocimientos y pedigree al apostar por Rival Sons o Airbourne cuando no eran nadie por estas lares. Ojo este año con The Shelters.
Volviendo al Garage Sound, al que tengo previsto asistir, mola mucho encontrar en su cartel a nombres como Mustach, Shawn James & the Shapeshifters, Barbe-Q-Barbies o Tax the Heat, mi recomendación del día. Teniendo en cuenta que la parte noble de la parrilla está integrada por grupos como The Darkness, Extreme, Ugly Kid Joe, The Answer o Thunder, no está nada mal para tratarse de una primera edición.
Tax the Heat editaron en 2016 un debut bien majo, "Fed to the Lions", donde ejecutan ese rock clásico tan en boga en las islas británicas pero con un pie en los sonidos contemporáneos de QOTSA, Jack White e incluso Foo Fighters. Amigo rockero, si logras abstraerte de su nefasto look, seguramente disfrutarás con estas tres muestras:






jueves, 11 de mayo de 2017

Corazones Eléctricos

El lanzamiento a principios de semana del clip de "Cama de Faquir", uno de los temas del debut de Corazones Eléctricos, es una excusa perfecta para recomendaros a la nueva banda de Pau Monteagudo. El frontman de Uzzhuaïa, por supuesto. El complemento elegante, melódico, pulido y perfecto a la  fórmula grasienta y macarra que fabrican sus ex-compinches en Capitan Booster.


jueves, 4 de mayo de 2017

Honeymoon Disease tonite! + Greta Van Fleet

Salgo del letargo para recomendar un concierto que empieza en hora y media en Rocksound. De nada por la antelación. OK, calentar el sofá viendo el cuarto capítulo de "The Handmaid's Tale", recién salido del horno, es un buen plan; pero puede esperar a mañana, esta noche tocan Honeymoon Disease. Sirva el clip de su nuevo single, "Electric Eel" como incentivo. Temazo.


Como bonus track, os presento a Greta Van Fleet, la banda de los tres hermanos teenager Kiszka + un colega del instituto. Esta urgentísima "Highway Tune" es su carta de presentación. 100% Led Zep, but I like it. El aspecto punk psicótico del cantante les da un punto extra.


domingo, 26 de marzo de 2017

Tyler Bryant & The Shakedown

En los comentarios del anterior post  mencionaba que mencioanaba a Tyler Bryant & The Shakedown. Los que habeis asistido a algún show de Axl/DC los conocereis, pues fueron los teloneros de esa gira. En cualquier caso, creo que nunca han aparecido en este blog, así que toca remediarlo. 
"The Wayside" (2015), su última referencia discográfica -ya están en proceso de grabación de nuevo material-, es un habitual en mis stereo desde su momento de edición. Una actualización cojonuda del sonido Nugent y Aerosmith 70's. No hace falta decir más.






viernes, 24 de marzo de 2017

Thomas Wynn and The Believers


Thomas Wynn and The Believers pueden estar contentos con su nuevo sello, Mascot Records -compañía bastante potente hogar de, entre otros, Joe Bonamassa, Beth Hart o No Sinner-, pues se debe estar dejando una buena pasta en la promoción de su nuevo LP, "Wade Waist Deep" (en la calle el próximo 17 de mayo). Cada dos por tres aparece un nuevo avance en la web de Classic Rock, el gran escaparate del género. En cualquier caso, es pasta bien invertida; esta banda de Orlando tiene algo especial y apunta alto. 
Como muestra, esta versión desnuda de "Man Out Of Time", pura magia. Esas harmonías vocales de los hermanos Wynn son de otro mundo. Qué alguien los traiga ya a Rocksound!!!


 "Turn Into Gold", otro tema despampanante, también estará en "Wade Waist Deep":



sábado, 18 de marzo de 2017

Blackberry Smoke + Biters - Barcelona 08-05-17 - Sala Apolo

Noche intensa por doble motivo: Por una parte, tercera visita de Blackberry Smoke a la ciudad, enmarcada en un emotivo homenaje al promotor Javi Ezquerro, y con unos teloneros del calibre de Biters. Adicionalmente, aquella era la velada de la remontada imposible, la del Barça-PSG. Los rockeros no-futboleros me disculparán, pero esta crónica, por fuerza mayor, estará aderezada con las emociones balompédicas sentidas mientras transcurría el show de los titanes de Atlanta.

En horario infantil, y apenas transcurridos 5 minutos tras de la apertura de puertas -sres. de Apolo, organización-, Biters saltaban al escenario tablas con su irresistible combinación de power pop y hard rock de ramalazo glam. Cheap Trick, T-Rex, Thin Lizzy o incluso L.A. Guns. Si a semejantes influencias le añades pericia compositiva -que nunca se nos olvide, lo que importa son las canciones-, una estética gipsy rocker ultra-atractiva y un dominio de las tablas intangible -especialmente por parte de su frontman, Tuk, alma escénica de la banda... me esperaba más brío por parte del guitarrista Matt Gabs-, como resultado obtienes un show sensacional que se hizo cortísimo. Sí, lo breve, si bueno, dos veces... pero la sensación de coitus interruptus fue generalizada, incluso entre la misma banda, que mediante gestos rogaba a la organización minutaje extra para su recital. Respecto al set list, "Restless Hearts", "Low Lives in High Definition", "1975" y "Heart Fulla Rock N' Roll" -es decir, los 4 primeros temas de su primer y único LP hasta la fecha, "Electric Blood"-, un puñado de temas de sus EP's primigenios y algunos cortes de su inminente segundo larga duración, "The Future Ain't What It Used To Be", dejando entrever una vuelta a las raíces (power) pop tras la fase más hard L.A. de "Electric Blood". En fin, les esperamos, con muchas ganas, de vuelta encabezando su propia gira en recintos donde las distancias sean más cortas. 

Tras unas sentidas palabras por parte de un par de los mejores amigos de Ezquerro, acompañadas de un bonito audiovisual, Blackberry Smoke daban inicio a su concierto al mismo tiempo que Luís Suárez marcaba el 1-0 en el minuto 2 y empezaba a alimentar la esperanza. Con un Apolo que registraba una magnífica entrada -con los "hiatus" indefinidos de Black Crowes o Gov't Mule, la parroquia sureña local, huérfanos de ídolos, ha adoptado a los de Charlie Starr como banda de cabecera-, los actuales monarcas del southern rock salieron a matar con 7 de sus piezas más enérgicas, entre las que destacaron la inicial "Payback is Bitch", la dupla extraída de su masterpiece "A Little Piece of Dixie" ("Testify" y "Good One Coming On") y el súper single de adelanto de su reciente "Like An Arrow", esa roca llamada "Waiting For The Thunder". Como suele ser su norma, Starr lleva todo el peso de la función, él es quien canta, baila, se retuerce, arenga al respetable y, en definitiva, suda la camiseta. Paul Jackson, siempre sonriente, mantiene su Les Paul en su segundo plano, mientras que bajista continúa momificado. A teclista y batería poco se les puede exigir en este sentido. 
Durante el transcurso de ese inicio prodigioso, el Barça había logrado establecer un 3-0 en el marcador, por lo que las consultas al móvil empezaron a ser más frecuentes de lo deseable, más teniendo en cuenta que el concierto entró en un fase relajada en la que la banda alternó momentos jam con su faceta más country. La calidad de temas como "Whippoorwhill", "Ain't Got The Blues" o "One Horse Town", está fuera de toda duda, que no se me malinterprete, pero no ayudaron a retener mi cabeza en Apolo
Momentos de mayor electricidad como "Up In Smoke", "Free on the Wing" o "Like An Arrow" facilitaron la reconexión con el concierto, que llegó a su amago de final justo cuando se obró el milagro en el Camp Nou. La mítica sala del Paral.lel estalló de júbilo y los bises fueron una fiesta, -ante el asombro de la banda, que no debía entender a que venía el follón- tanto por lo acertado de su elección (una cojonuda versión del "Oh Well" de Fleetwood Mac y su hit Ain't Much Left Of Me") como por la alegría del pase a cuartos.

jueves, 16 de marzo de 2017

Capitán Booster + Slavedown - Barcelona 10-03-17 - Sala Monasterio

"Joder, que dura es Barcelona" declaraba en petit comité Izzra al bajar del escenario de Monasterio. Cierto, salvo contadas excepciones foráneas a lo Blackberry Smoke o héroes locales como 77' e Imperial Jade, la Ciudad Condal no es una plaza fuerte para el viejo RN'R. Pero estoy seguro que el pedacito de Barcelona que acudió a la portuaria sala, ese medio centenar de fieles, tras un concierto tan cojonudo, correrá la voz y en su próxima visita los valencianos torearán ante audiencias mayores.
Aunque a cada escucha le vaya pillando más el punto y en la actualidad le vea infinidad de virtudes, su EP de debut, "6 Puñaladas", inicialmente me dejó algo frío: la aguardentosa voz de Rafa Rocamora en contraste con la elegancia de Pau Monteagudo (vocalista de Uzzhuaïa), el tono canallesco -y algo garrulo- de las letras, no sé, algo no cuadraba.

Sin embargo, como suele pasar con las bandas de verdad, en directo todo encaja y esas canciones multiplican su valía por mil. Hard rock/punk/high energy escandinavo al máximo nivel. A Álex Simón, todo pelo y actitud, e Israel "Izzra" Ferrer, nada de pelo pero con el mismo arrojo que su compañero, con semejante hoja de servicios a sus espaldas, la calidad se les supone y se les exige, por lo que la sorpresa de la velada la protagonizó el citado Rocamora. Con unas cuerdas vocales más afiladas que las mostradas en el plástico -ejercitando un formidable rasp a lo Angry Anderson/Axl Rose-, un carisma de notable alto -su físico agraciado ayuda- y un innegable saber estar sobre las tablas, Capitán Booster tienen a una carta ganadora como cantante. El grueso del set-list estuvo formado por los seis canciones de "6 Puñaladas" -trepidante "Galway City Tales"- junto a un puñado de canciones que formarán parte de un futuro LP, destacando la espectacular "Brilla el Sol" que dio inicio al recital. Como complemento, unas tremendas revisiones de clasicazos como "Killed By Death" (Motörhead), "Mommy's Little Monster" (Social Distortion), "The Age of Pamparius" (Turbonegro) y, cerrando el velada, "Nice Boys" (Rose Tattoo). Uzzhuaïa ha muerto -mejor dicho, está en coma inducido-, ¡larga vida a Capitán Booster!

Una mención especial del jurado para los encargados de abrir la velada, Slavedown. Liderados por un pata negra como Marc Corso (ex- Aspid, Sangtraït o Rockzilla), un tipo con un magnetismo que quita el hipo, aplastaron a la concurrencia son su metal heredero de los mejores Pantera y Anthrax de la etapa Bush. Estaremos muy atentos a su inminente bautizo discográfico.

martes, 14 de marzo de 2017

Morgan - L'Hospitalet de Llobregat 11-03-17 - Sala Salamandra 2


Segunda visita de Morgan a Catalunya en apenas un par de meses -en enero pisaron las tablas del Jamboree de Plaça Reial-. En esta orilla del Ebro todavía no han adquirido el mismo estatus que en su Madrid natal, dónde, convertidos en un pequeño fenómeno -llámalo “hype” si eres mezquino-,  acaban de colgar el cartel de “sold out” en todo un Joy Eslava, pero su labor de amor también empieza a dar sus frutos por aquí. Todo a base de boca-oreja (su debut, “North”, es un trabajo autoeditado), lograron congregar a un buen número de fieles/curiosos en Salamandra (o al menos supieron retener al público de Joana Serrat, quien actuó en primera instancia).

El secreto de su éxito es evidente. Morgan conjuga a la perfección dos elementos clave: por una parte, cuenta con el factor Carolina “Nina” de Juan, que embelesa con su preciosa voz y su delicadeza Soul/R&B, lo que garantiza la atención de un target generalista -esposas, suegras, cuñados… ya me entendéis- ; paralelamente, la robustez, empaque y zarpa que otorgan a su música Alejandro Ovejero -bajo-, Ekain Elorza -batería, también miembro de Dinero-, David Schulthess -teclista, ausente en la velada- y, especialmente, Paco López -guitarra- provocan que la parroquia rockera también pueda abrazar su propuesta y encima sin la molesta sensación del “guilty pleasure” recorriendo el espinazo.

En su show de l’Hospitalet desplegaron todo lo apuntado. Desgranando “North”, Nina sentó cátedra a base de cuerdas vocales, emanando fragilidad en números espirituales como “Home” o “Volver” -y de paso silenciando al sector charlatán de la audiencia- o poder en la noventera “Goodbye”, la gospeliana “Praying” o la netamente sureña “Sometimes”, según requería la ocasión. Encima, la candidez emanada en sus speech entre tema y tema provoca que el enamoramiento sea todavía mayor. La banda, como mandan los cánones, con una base netamente classic rock, dota al conjunto del músculo necesario para que la experiencia en directo erice el vello a aquellos recelosos de la pulcritud de su propuesta en estudio. 
La disposición escénica sería su único talón de Aquiles. Con Nina anclada a su teclado en el flanco derecho -como se agradecieron sus bailecitos en “Thank You”- y Paco y Alejandro ocupando el margen izquierdo, en el centro del escenario se genera un extraño vacío. Allí falta alguien. Como diría cierto redactor de esta casa, parecía como si un misterioso campo magnético impidiese ocupar esa área y, de paso, el contacto físico entre la vocalista y sus compañeros. En fin, paparruchas que no empañaron un recital excelente.

El fin de fiesta con una deliciosa versión de “The Night They Drove Old Dixie Down” de The Band -demostrando que sus influencias son las correctas- y la novedosa “Marry You”, cuyo imparable crescendo sirvió como presentación de banda y cierre, con la posterior algarabía del respetable, confirmaron que ésta, sólo que su management sea mínimamente hábil, habrá sido una de las últimas ocasiones para ver a Morgan en pequeño formato. El mainstream les espera.





Clicky Web Analytics