sábado, 14 de septiembre de 2013

El Sexódromo: Masaje chino con final feliz


Una revista que en la portada de su último número proclama que Artic Monkeys son "los nuevos reyes del rock" ... en fin, un titular así demuestra que en la edición española de Rolling Stone, de rock, ni puta idea. O quizá es que su concepto de rock es diferente al mío. En cualquier caso, ganas de comprar la revista no me entran, no ... de hecho, ¿quién coño compra la Rolling Stone?
Sin embargo, en su página web alberga una sección realmente cojonuda. "El Sexódromo", obra de un sátiro calvo llamado Luis Landeira. Los 6 mini-artículos sobre sus excursiones sexuales son entretenidísimos, pero de escoger uno, me quedo con este relato de la incursión en uno de esos templos del amor llamados peluquerías chinas. Por cierto, una cosa lleva a la otra y doy con este interesante blog sobre pelus asiáticas en BCN. Su autor parece todo un experto en la materia, así que si algún día me lanzo, seguiré sus consejos.


El Sexódromo: Masaje chino con final feliz

Metro Usera. El chinatown madrileño. Un barrio donde viven 8.000 de los 50.000 chinos residentes en la Comunidad, dueños de más de la mitad de los establecimientos de la zona. Las calles están plagadas de templos taoístas, gimnasios chinos, gestorías chinas, colegios chinos, librerías chinas… Pero lo que yo busco es una peluquería china, y no precisamente para peinarme: se rumorea que en las trastiendas de estos locales hacen masajes lúbricos. ¿Será verdad o sólo otra leyenda urbana, como esa que dice que en los restaurantes chinos cocinan a sus muertos? Para salir de dudas, entro en Jiang Li, la primera peluquería que veo. Un chino me pregunta: “¿Coltal?”. Contesto: “No, masaje”. “Aliba”, dice señalando una escalerilla de caracol. Me encomiendo a Buda y subo en espiral.
Arriba, una hermosa chinita me recibe con la proverbial cortesía que les caracteriza. Viste un quipao corto y va más pintada que un jarrón de la dinastía Ming. Se presenta como “Paula”, un nombre demasiado cristiano como para ser real. Entre sonrisas y reverencias, me hace pasar a un sórdido cubículo: la ventana está tapada con cartones y sólo hay una mugrienta camilla, una silla de todo-a-cien y el típico póster de montañas y dragones.Desnudal todo y tumbal bocabajo”, me espeta Paula. Mientras me quito la ropa, ella se ausenta. “Ahola vuelvo”, promete.
“Sus uñas, largas como las de Fu Manchú, provocan un estimulante  cosquilleo”
Poco después, la masajista regresa armada con un bote de aceite Johnson’s para niños. En tono agridulce, me informa de las tarifas: 15 euros media hora y 25, una. Elijo la primera opción y ella empieza a masajearme. Sus dedos acarician mi espalda con suma delicadeza y sus uñas, largas como las de Fu Manchú, me arañan levemente, provocándome un estimulante cosquilleo. Donde mi espalda pierde su nombre, Paula se concentra en estimular nalgas y perineo con mano maestra. Tras unos minutos de magreo, me dice: “Dal la vuelta”. Y me la doy. Mi erección no parece sorprenderla, aunque inspecciona mi glande con ojos de entomóloga. Acto seguido, me acaricia pecho, estómago y pubis, rodea mi pene, roza mis testículos… Cuando cree que estoy lo suficientemente excitado, al fin, ofrece: “¿Quieres relax por propina?”. La propina no es “la voluntad”, sino 25 euros (más los 15 del masaje básico). En fin, de perdidos al río Yangtsé. Paula se empapa la mano en aceite y procede a efectuar el “relax”, meneando su diestra mecánicamente, pero con sabiduría milenaria. Al finalizar, tiene el bonito detalle de limpiar mi entrepierna con una toallita húmeda.
Ahora que ya hay confianza, Paula me cuenta que tiene 24 primaveras y empezó a hacer masajes “hace seis meses, cuando llegué de Shanghai”. Su jornada laboral es maratoniana: “Sólo estoy yo, de lunes a domingo, desde las 9 de la mañana hasta las 11 de la noche”. Sus clientes habituales son señores de entre 40 y 60 años en busca de alivio rápido. Le pregunto si hace felaciones y me jura que no, que ella “sólo masajes”, aunque sabe que en otras peluquerías sí practican trabajos bucales. El reloj digital interrumpe nuestra charla con un “gong” electrónico. Campana y se acabó. Me visto y nos despedimos a la española, con un par de besos en las mejillas.
Bajo la escalerilla y le digo adiós al peluquero. Me mira raro y me embarga la paranoia. ¿Será cierto que en ciertos establecimientos chinos secuestran clientes para traficar con sus órganos? No pienso comprobarlo. Aprieto el paso y me echo a la calle. Ya es de noche. Camino deprisa entre ideogramas de neón y seres de ojos rasgados, rumbo a la nave espacial que me sacará de este planeta amarillo. Metro Usera.

7 comentarios:

Txema dijo...

jeje!! se les da mejor hablar de putas que de musica a estos de la Rolling Stones.., pq musicalmente dan pena, le deberian cambiar el nombre a la revista

günner dijo...

Está bien saberlo!
Aunque una paja na más me sabría a poco...

PUPILO DILATADO dijo...

JE,JE,JE excelento texto el de estos de la 'Rolling Stone', parece mentira que luego encumbren a un grupo tan inofensivo y soso como los MOnkeys simplemente porque 'es lo que toca ahora'.

Increible la excitación que se debe sentir, frases como "Donde mi espalda pierde su nombre, Paula se concentra en estimular nalgas y perineo con mano maestra." son desternillantes.

masajes con final feliz Madrid dijo...

Me sorprende que haya tanta personas que vayan a estos sitios y con tanta personas... No se como no les da agobio

masajes eroticos Madrid dijo...

A mi personalmente me gusta mucho que las personas chinas me den masajes, son mucho más dóciles, calmadas y pasionales que cualquier persona de occidente, probar ambas y ya me diréis si hay diferencias

Anónimo dijo...

A mí, lo que me llega... es que no os dáis cuenta de que la mayoría de las chicas que trabajan en éstos lugares están siendo explotadas sexualmente y, muchas veces, sin su consentimiento... pues les han retirado su pasaporte y se hallan amenazadas personal y familiarmente por mafias que se dedican a reventar a sus compatriotas sin ningún pudor.
Otra cuestión, muy importante, es el vejatorio trato machista que desde los "clientes" (por no decir otra cosa)... se les administra sin ningún respeto a las chicas... Se las trata como "objetos", como maquinitas del placer al servicio de descerebrados machotes que poseen sus escasas neuronas en la cabecita inferior...
Aparte, éstos lugares, la mayor de las veces, carecen la higiene mínima deseable.
Y, por último, ni es masaje... ni es nada... es sólo una excusa para obtener un mínimo y escaso placer en plan guarrete, machista, irrespetuoso y anti-higiénico.
A ver si ponemos un poquito de conciencia... y liberamos a la mujer del yugo patriarcal-machista-opresor y respetamos a la mujer como el ser humano que es.
Dicho ésto... dicho casi todo. Machorrotes irrespetuosos agresores... fuera!

Anónimo dijo...

En diversos países del mundo los niños son exclavizados.violados.utilizados.como armas...Con el consentimiento de Europa y resto de países...Hay cosas más importantes..

Clicky Web Analytics