sábado, 6 de junio de 2015

AC/DC - Barcelona 29 de Mayo de 2015 - Estadi Olímpic



ACTUALIZADO CON LA CRÓNICA DE DEREK PHILLIPS!!!

No una, te traigo dos crónicas independientes -que serán tres cuando Mr. Philips se ponga las pilas- sobre el show de AC/DC en Barna de la semana pasada. Una en plan rancio escrita por un servidor y otra, que suscribirán la mayoría de lectores, firmada por un fan de verdad, Andreu from Sabadell  

Probablemente, ésta sea la crónica de las recientes fechas de AC/DC en España menos triunfal que leeréis. Todo eso de la “liturgia rockera que une a miles de devotos fieles ante el imperecedero poder eléctrico de los australianos” que, con expresiones cortadas por el mismo patrón, puebla - encontrareis en la mayoría de relatos, está muy bien. Es innegable AC/DC -especialmente en su faceta en directo- son més que un club. Pero, es hora de afrontarlo, mi experiencia se salda en un  “sí pero no”. SÍ a AC/DC, larga vida a Angus, Brian y, en definitiva, a una de las bandas fundamentales de nuestra música. A la entrega, a la profesionalidad y a la molestia de volver a poner la maquinaria en marcha. 
SÍ al rock de estadio, al concepto de 50.000 personas reunidas para rendir pleitesía al viejo RN’R, al macro escenario y a los 80 trailers necesarios para mover el tinglado, un fregado en el que en la actualidad sólo se meten Bon Jovi, Stones, Springsteen, U2 y para de contar, todo savia nueva. SÍ a un set-list imbatible, con un tremendo guiño a los fans al incluir una joya oculta como “Have a Drink on Me”, mi tema favorito de su discografía, de toda la vida, a sabiendas que los figurantes (¿50% de los asistentes?) no entenderían nada. Y por supuesto, SÍ a la Rosie hinchable.

Pero NO a los 90 euros exigidos por un m2 de lona bañada en cerveza y orines. NO a los cuernos luminosos. NO a la masificación que, a menos que accedas al recinto con horas de antelación, te obliga a seguir los acontecimientos a una distancia kilométrica, con un ojo en la pantalla y otro en las hormiguitas que se adivinan en el escenario. NO a los acompañantes en un evento de estas características -no llegarán a leer estas líneas, pero en cualquier caso… nada personal, chicos!-, cuyo planteamiento pre-concierto provoca que te pierdas a los teloneros (por lo leído, Vintage Trouble convencieron a los neófitos) y cuyo comportamiento durante el show, digamos que distrae (selfies, charla, cervezas, vamos a mear, más cervezas, volvamos a mear … you know what I mean). 
Y NO por la sensación de haber visto lo de siempre, sólo que un poco peor que la anterior, sensación que, todo sea dicho, se me ha manifestado en los últimos 3 conciertos de AC/DC. Angus merece toda nuestra indulgencia -Brian sigue echo un toro-, pero esa cara hinchada, el hecho de no llegar a quitarse la camisa -no sea que se constipe- y la ausencia de uno de sus dos tour-de-force habituales (“The Jack”, su sólo agotador y el correspondiente strip-tease) evidencian que el Invierno está llegando.

¿Deben continuar AC/DC con su carrera? Por supuesto ¿Te recomiendo asistir a una hipotética nueva gira? Con fervor ¿Repetiré? Lo dudo. De momento, los primeros damnificados son KISS. ¿Pagar 73 euros por una entrada de pista? Ni de coña.

Sammy Tylerose



AC/DC después de su última visita y ya hacía 6 años nos volvían a visitar para presentarnos un nuevo show de Rock’n’Roll con mayúsculas.
Pocos grupos pueden ofrecer un espectáculo como el que nos ofrecen AC/DC. El principio con un video de cuando los americanos van a la luna y se encuentran que los australianos ya habían llegado…..y en el que van apareciendo todos esos signos clásicos (campana, cañones, Rosie…) y como no, un final con los cañones y fuegos artificiales dignos de cualquier festa major.
Cuando AC/DC se plantean el repertorio de una gira no se rompen muchos los cuernos… Apertura con el hit del nuevo disco ( "Rock or Bust") y a la que añaden dos canciones más ( "Play Ball" y "Baptism of Fire"). El resto lo que ya nos esperamos todos, si bien siempre te sorprenden con alguna canción: "Sin City" y "Have Drink of Me". Pero que más da. Es precisamente lo que queremos escuchar: "Hell's Bells", "Back in Black", "Hell Aint’ A Bad Place To Be", el solo estratosférico del gran Angus en "Let There Be Rock"...
Puedo decir que allí estuve en el 29/05/2015 viendo a los AC/DC, pero si nos vuelven a visitar no lo dudaré y allí volveré a estar.
For Those About To Rock ( We Salute You). 

Andreu for Sabadell


Asistir un concierto de AC/DC al menos una vez en la vida es casi obligatorio para cualquier fan de la música hard rock. Con más de 40 años en activo, los australianos son toda una leyenda, un mito, dentro del mundo hard rockero, influenciando tanto grupos como fans. Esto explicaría como son capaces de atraer a tanta y tanta variedad de gente a la vez, gente que dicen que no les gusta el hard rock, generaciones de padres e hijos juntos. ¡Yo mismo fui con mi padre de 83 años!
En concierto (igual que en disco) ya sabes lo que te van a ofrecer, la campana grande de "Hells Bells", la muñeca hinchable de "Whole Lotta Rosie", los cañones de "For those about to Rock", pero nadie le importa, es todo parte del espectáculo, del ritual. Cuando apagan las luces y ves la marea de cuernos rojos parpadeando, te ponen los pelos de punta de pura anticipación.
Las estrellas de la noche con claramente Angus Young y en menor modo Brian Johnson. Los otros se quedan en un segundo plano, cumpliendo bien su función pero sin quitar protagonismo. Brian, con 67 años, se le notaba un poco tocado en la voz, fallaba algunos versos, pero en general está en muy buena forma. Angus, juraría, ha hecho algún pacto con el diablo. Con 60 años, sigue igual que siempre, pura electricidad sobre el escenario, no deja de moverse durante las dos horas de concierto, no falla ni una vez, y nos deja a todos con la boca abierta con su casi 10 minutos de solo.

El set list bien, tres temas de rigor del nuevo disco y buen repaso de sus éxitos durante su larga vida en activo. Dos horas de concierto que ha dejado todos contentos y con ganas de más, alegres de formar parte de la gran congregación de fieles que AC/DC son capaces de captar.

Derek Phillips

8 comentarios:

Orlando dijo...

Viendo la imagen , debio ser magistral .

bernardo de andres herrero dijo...

no fui pero si conozco a quién lo vio y coincide palabra por palabra con tu cronica primera

Anónimo dijo...

Con el boom que vivimos ultimamente de festivales y conciertos, parece que los conciertos de masas se desmadran. Porque pagar x este show d acdc un 50% ma que en su ultima visita? Y sabiamos k andaban ma jodidos y ya sabiamos que iban a repetir lo de siempre (ojo que no lo dio en pla negativo). Pero yo ya vi clar la conclusion que paar ese paston (mas lo k te dejas en el recinto) carece de justificacions, sobretodo cuando he tenido la suerte de diasfrutarlos ya un par de veces. Uncremento de precio totalmente desmesurado

Pöpujedi dijo...

Joder, Sammy, tal como lo cuentas la cosa parece que fue peor que asistir a una proyección de cortometrajes de serie Z en el Centro Cívico del peor barrio de la ciudad. Una puta pesadilla.

Yo cada vez estoy más desganado para acudir a este tipo de eventos. Personalmente, mis KISS-experiences, AC/DC-experiences y demás son cosa del pasado. Y encima la inflación en el planeta Rock es cada año 5 veces la de cualquier país latinoamericano subdesarrollado. ¡Por ahí sí que no paso!

Esa noche acudí al concierto gratuito de Danko Jones y me lo pasé de puta madre. Con espacio suficiente a mi alrededor para no sentir invadido mi espacio personal, con cerveza económica, a 5 metros a pie del escenario,... ¿qué más se puede pedir? El amigo Danko fue al grano, recuperando un buen puñado de temas antiguos y saltándose toda la parte de interminables speeches. Y, pese a pelármela por completo el futbol, no tuve problema en corear "Atleeeeeeeeeeeeeeeeeee-tic, he!".

Jahdry dijo...

Muy acertada tu crítica Samu. A mi me pasó igual. También heche en falta el típico homenaje a Bonn Scott, el cual se resumión en una simple imagen en la pantalla y alguna alusión a Malcom. Por no decir no digeron ni buenas noches, un show para cumplir y para gustar a todo el mundo. En cuanto al sonido, yo no se si era por mi ubicación, pero, podria haber sido muy mejorable. Vintage Trouble muy finos, con muchas ganas de verlos en sala.

De las tres veces que he podido ver a ACDC esta fue la menos buena, sin duda, y creo que vuelva a repetir.

Y en cuanto al precio de la entrada, no se si alguien más se fijó, xo el precio eran 60 y pocos euros los casi 30 euros restantes eran de IVA y de Comisiones. Una auténtica verguenza.

coli rockero despistado dijo...

Aunque sigue siendo un espectáculo acdc pero si es cierto que hay mucho postureo en estos conciertos . Gente que nunca va a un concierto en sala y solo va a ver a los australianos para hacerse la foto con los cuernos. y en cuanto al precio de las entradas pues si hay gente joven con interés de ver quienes son estos abuelos pues se jodan.

txema dijo...

Bueno la otra vez en el olimpico ya fue asi pero valia 20 euros menos, ya entonces decidi no volver a un concierto de estadio

LePunko dijo...

Estoy de acuerdo con prácticamente todos peeeeero (alguien dijo que todo lo que va antes de un pero no importa una mierda...jajajaja) No se si fui yo, mis ganas, o qué pero tengo que decir que en el solo de Angus después del Let There Be ROck me quedé enganchado en una especie de trance...volví al headbanging + baile de san vito y por unos minutos todo me importó un carajo! Hasta el momento el concierto estaba bien pero los parones entre temas cortaban un poco el rollo, pero tíos...ese momento..ese momento!! Será confluencia de varias cosas pero qué coño...fuck posers, fuck todo! Si en un momento te hacen sentir y vibrar pues hell yeah!

Clicky Web Analytics