sábado, 19 de octubre de 2013

Ya-Hoo! Mountain Dew



A raíz del post sobre mi desagradable cata de Dr. Pepper, el bueno de Derek Phillips me indicó que el siguiente veneno yankee a probar debía ser Mountain Dew. Para facilitarme las cosas, tuvo la gentileza de traerme una lata de USA. Ni puta idea a que me estaba enfrentando, no conocía la reputación de esa marca, pero no podía rechazar el reto. Here I go.
Antes de empezar la ingestión, me dispongo a leer los ingrendientes de su composición, por aquello de saber que mierda estoy a punto de meterme en el cuerpo. Entre otros: cafeína, sirope de maíz, zumo de naranja, acido cítrico y aceite vegetal. Y la tira de colorantes y convervantes, claro.
 Ojo, "Drink by date on bottom of can" ... 8 de septiembre de 2013. Mes y medio caducado! Ahora no voy a rajarme por eso, pero te tenía por amigo, Derek.

Vierto el contenido en un vaso. Es de un llamativo color amarillo fosforito que amenaza con emitir destellos en caso de apagar las luces. El responsable de tal artificio es un colorante denominado tartrazina, muy popular en nuestra cocina, pues es el sustitutivo del azafrán en las paellas low-cost. También embadurna gusanitos, ganchitos y demás porquerías.


 Y sabe ... sabe cojonudo! Me siento como si estuviera tomando un buen vaso de Couldina o Frenadol, una medicina dulce de las buenas. Me lo termino en un par de tragos y me relamo el bigote. Una experiencia 100% placentera que tarde o temprano repetiré.

Sí, esa lata de Mountain Dew merece un puesto de honor en mis montañas de mierda. Ahí la teneis, justo entre la cerveza AC/DC y el Alligator Cajun Style en conserva.



Os dejo con el primer spot televisivo de la marca. Ya-hoo!




4 comentarios:

PopuJedi dijo...

No tan acentuada como la que existe con Japón, la incompatibilidad entre los gustos europeos y americanos en materia de dulces es una realidad. Sólo hay que ver esos programas de pastelería que se emiten en el canal Divinity... Repugnantes.

Todavía me entran arcadas pensando en el polo con el que intenté refrescarme un día de verano en NYC. No recuerdo su nombre, pero la marca tenía el mismo logo que nuestra Frigo, así que no era un producto de 3ª categoría. Tenía la forma de un belicoso Colajet (pero sin la punta de chocolate), el diseño de la Stars & Stripes, y a cada franja de color le correspondía una textura particular, de más a menos granulosa. El sabor era realmente horroroso; hacía daño en las papilas y se deshacía en grumos, como un lácteo caducado. Ni en el restaurante chino menos recomendable de tu ciudad te servirían jamás un postre tan asqueroso.

Txema dijo...

hey my friend! sembla que un collvermell s´ha pixat al teu got!?

Anónimo dijo...

Me allegro (y me sorprende) que te haya gustado tanto otra de las porquerías de mi país. A mí personalmente no me gusta Mtn. Dew, lo encuentro demasiado dulce pero una compañera de trabajo de USA bebe dos o tres latas al día y estaba muy contenta cuando le dije que te había gustado.

Tendré que traerte más cosas para ir probando si aceptas el reto.

De lo de la fecha de caducidad, es como un buen vino, se mejora con el tiempo.

Derek

PUPILO DILATADO dijo...

JOder Sammy, te ha quedado un 'post' la mar de psicotrónico!!! pareces Dr. Jekyll a punto de convertirse en Mr. Hyde dejando buena cuenta en tu diario!!! ja,ja,ja. Lo mejor, la foto de tus trofeos 'mierdosos' con la de ac/dc reinando en colorido y tamaño.

Saludos HYDE!!! bienvenido al mundo!!

Clicky Web Analytics