sábado, 18 de marzo de 2017

Blackberry Smoke + Biters - Barcelona 08-05-17 - Sala Apolo

Noche intensa por doble motivo: Por una parte, tercera visita de Blackberry Smoke a la ciudad, enmarcada en un emotivo homenaje al promotor Javi Ezquerro, y con unos teloneros del calibre de Biters. Adicionalmente, aquella era la velada de la remontada imposible, la del Barça-PSG. Los rockeros no-futboleros me disculparán, pero esta crónica, por fuerza mayor, estará aderezada con las emociones balompédicas sentidas mientras transcurría el show de los titanes de Atlanta.

En horario infantil, y apenas transcurridos 5 minutos tras de la apertura de puertas -sres. de Apolo, organización-, Biters saltaban al escenario tablas con su irresistible combinación de power pop y hard rock de ramalazo glam. Cheap Trick, T-Rex, Thin Lizzy o incluso L.A. Guns. Si a semejantes influencias le añades pericia compositiva -que nunca se nos olvide, lo que importa son las canciones-, una estética gipsy rocker ultra-atractiva y un dominio de las tablas intangible -especialmente por parte de su frontman, Tuk, alma escénica de la banda... me esperaba más brío por parte del guitarrista Matt Gabs-, como resultado obtienes un show sensacional que se hizo cortísimo. Sí, lo breve, si bueno, dos veces... pero la sensación de coitus interruptus fue generalizada, incluso entre la misma banda, que mediante gestos rogaba a la organización minutaje extra para su recital. Respecto al set list, "Restless Hearts", "Low Lives in High Definition", "1975" y "Heart Fulla Rock N' Roll" -es decir, los 4 primeros temas de su primer y único LP hasta la fecha, "Electric Blood"-, un puñado de temas de sus EP's primigenios y algunos cortes de su inminente segundo larga duración, "The Future Ain't What It Used To Be", dejando entrever una vuelta a las raíces (power) pop tras la fase más hard L.A. de "Electric Blood". En fin, les esperamos, con muchas ganas, de vuelta encabezando su propia gira en recintos donde las distancias sean más cortas. 

Tras unas sentidas palabras por parte de un par de los mejores amigos de Ezquerro, acompañadas de un bonito audiovisual, Blackberry Smoke daban inicio a su concierto al mismo tiempo que Luís Suárez marcaba el 1-0 en el minuto 2 y empezaba a alimentar la esperanza. Con un Apolo que registraba una magnífica entrada -con los "hiatus" indefinidos de Black Crowes o Gov't Mule, la parroquia sureña local, huérfanos de ídolos, ha adoptado a los de Charlie Starr como banda de cabecera-, los actuales monarcas del southern rock salieron a matar con 7 de sus piezas más enérgicas, entre las que destacaron la inicial "Payback is Bitch", la dupla extraída de su masterpiece "A Little Piece of Dixie" ("Testify" y "Good One Coming On") y el súper single de adelanto de su reciente "Like An Arrow", esa roca llamada "Waiting For The Thunder". Como suele ser su norma, Starr lleva todo el peso de la función, él es quien canta, baila, se retuerce, arenga al respetable y, en definitiva, suda la camiseta. Paul Jackson, siempre sonriente, mantiene su Les Paul en su segundo plano, mientras que bajista continúa momificado. A teclista y batería poco se les puede exigir en este sentido. 
Durante el transcurso de ese inicio prodigioso, el Barça había logrado establecer un 3-0 en el marcador, por lo que las consultas al móvil empezaron a ser más frecuentes de lo deseable, más teniendo en cuenta que el concierto entró en un fase relajada en la que la banda alternó momentos jam con su faceta más country. La calidad de temas como "Whippoorwhill", "Ain't Got The Blues" o "One Horse Town", está fuera de toda duda, que no se me malinterprete, pero no ayudaron a retener mi cabeza en Apolo
Momentos de mayor electricidad como "Up In Smoke", "Free on the Wing" o "Like An Arrow" facilitaron la reconexión con el concierto, que llegó a su amago de final justo cuando se obró el milagro en el Camp Nou. La mítica sala del Paral.lel estalló de júbilo y los bises fueron una fiesta, -ante el asombro de la banda, que no debía entender a que venía el follón- tanto por lo acertado de su elección (una cojonuda versión del "Oh Well" de Fleetwood Mac y su hit Ain't Much Left Of Me") como por la alegría del pase a cuartos.

2 comentarios:

Eduardo dijo...

Hola, soy un fan declarado de Biters y los vi en Madrid. La verdad es que son un pedazo de grupo con canciones que te enganchan y no te sueltan... Tras el placer que fue descubrir el Electric Blood, fui rescatando los antiguos EPs y singles..., y a día de hoy aún no he encontrado ni una canción que baje un nivel bastante alto.
Lástima que tocasen tan poco tiempo... Pero bueno, espero que vuelvan ya encabezando cartel...
Saludos

günner dijo...

Yo, o uno u otro, 11 vagos millonarios que no hicieroon su trabajo, no me joden el show.
Ah, y agradecele ell show al árbitro también!

Clicky Web Analytics