jueves, 10 de junio de 2010

Cinderella - Madrid 09-06-2010 - Sala Riviera


Un sueño hecho realidad. Un sueño tan bonito como breve. Tras años de rumores, de supuestos contratos firmados convertidos en papel mojado, por fin Cinderella aterrizaban en España. Si hago números, contando AVE, hostal y comidas, el ticket me ha salido por 200 €. Pero si esta mañana me he puesto a trabajar en el informe de turno a las 06:30, justo cuando he subido al tren, es por motivos como éste. Las ocasiones históricas merecen un esfuerzo. Cinderella han ofrecido un concierto maravilloso, un sonido, un repertorio, una energía y una actitud de ensueño; pero a la hora de diseñar su show, deberían tener en cuenta que 1 hora de concierto, para el fan que recorre miles de Km. y sacrifica dinero y horas de sueño, es muy poco. Ayer no era el Rocklahoma y tras ellos tocaban Jackyl y Warrant. Era su show y tienen repertorio para mucho más. ¿Que Tom Keifer ha de dosificar su legendaria y maltrecha voz? Lo acepto. Pero alargando instrumentalmente los temas y realizando un par de solos de guitarra se llega a la hora y media y todos contentos.



En fin, me mentalizaré con que ver a Cinderella en una sala española es un privilegio y todo lo demás no importa. Me pregunto que debe sentir la banda cuando en pleno 2.010 tiene a miles de fans metidos en una sala coreando con histeria sus temas. Como Tesla hace unos años, deben alucinar. Estamos hablando de una banda semi-inactiva que lleva 16 años sin registrar una canción, que nunca gozo de especial éxito en Europa. Y ahí nos tienes: un ejercito de seguidores abarrotando una sala monstruosa como la Riviera. En este sentido, Madrid es especial. De acuerdo que en este tipo de show nos juntamos rockeros de todo el estado, pero la euforia y las buenas vibraciones de los conciertos en la capital no los he visto en otra parte. Y mira que se me hace raro lo de “Good night Madrid” tras tantos cientos de “Barcelona”

Luces apagadas, “Back in the saddle” de Aerosmith e intro de sonidos cowboy y la banda sale a matar con “Second Wind”. No es una de sus canciones más populares, así que el publico no estalló hasta “Push Push”, tremenda. A esas alturas ya quedó claro que Tom Keifer es EL HOMBRE. Pletórico, cantando y tocando de maravilla y con un look a la altura de su leyenda: Estilizado, el corte de pelo que siempre quise tener y que mis peluqueras nunca captaron, fulares con brillantina y un colmillo de jabalí-diente de alligator como pendiente. Vale que está algo feo de cara y que tras los temas más enérgicos quedaba exhausto, pero repito, es THE MAN. Uno de los aspectos que más valoro de los discos de Cinderella es la capacidad de Tom para combinar la calidez de su voz “normal” con la agresividad de su falsete. Tenía la duda de si en directo la fórmula funcionaría igual de bien.



Tras “Somebody Save Me”, “The Last Mile” y probablemente alguna más, “Heartbreak Station” y “Coming home”demostraron que la magia vocal de este hombre queda intacta en directo. Y en cualquier caso, los excepcionales coros de Eric Brittingham y Fred Coury (alguien recuerda el rumor que decía que Izzy le metió una paliza en un ascensor en los 80’s?) aportaban una riqueza extra. Jeff LaBar, simpático y activo, estuvo bien a las seis cuerdas, los momentos guitarreros más brillantes los aportó, como no, Tom. Por cierto, Keifer se desenvuelve a la perfección como front-man con o sin guitarra, pero yo lo prefiero desprovisto de instrumento, ya que es cuando echa mano de su arsenal de gestos y poses y más imita/rinde tributo a su/mi adorado Steven Tyler.



Night Songs” y “Nobody’s Fool”, “Bad Seamstress Blues/Fallin' Apart at the Seams”, “Gipsy Road”, “Shelter me” (con un breve pero genial solo de saxo de Tom) … y a los camerinos, para volver con un doble bis: "Don't Know What You Got (Till It's Gone)" y “Shake me”. Otra banda, tras tocar sólo un hora, hubiese sido mandada directamente al patíbulo. Pero son Cinderella y, mientras duró, fue tan bonito, que supongo que la mayoría de asistentes al show, como yo, se lo acabamos perdonando. A quien no perdono es a los responsables del hostal por proporcionarme una noche de insomnio. Tras el concierto de Cinderella, no me apetecía un concierto de motores de aire acondicionado!




20 comentarios:

Madame de Chevreuse dijo...

"Tom Keifer es EL HOMBRE."
Amen, hermano. Si fueran otros, si no hubieran parido cosas como Shelter Me, Coming Home o Heartbreak Station me estaría cagando en su estirpe por rácanos, una hora "pelá" es una indecencia, sin ni siquera presentar a la banda (ayer me hubiera jugado 10 € a que Eric no era él) con un repertorio tan corto pero tan bueno.
Pero son Cinderella, son 20 años de espera... ni siquiera esperaba saxo en Shelter Me y ahí reinó Keifer. Fue GRANDIOSO. Los amo y los quiero de vuelta ya.
(y precisosa camiseta de chica en el puestecillo)
Baci e abbracci

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Qué envidia, tío. Aunque sólo durase una hora y supusiese una pasta (que la pasta hay que gastarla siempre si no vives en Madrid/Barcelona/Bilbao) tuvo que merecer la pena, es normal que te quedases encantado. A ver si alguien sube videos del concierto.

L´Esbarzer dijo...

Pura envidia es lo que siento. No sabía que ibas. Rocks también se encontraba por ahí.

Jarl, la envidia me corroe.

Take care

galko dijo...

Cómo me gusta, pero CÓMO ME GUSTA, leer crónicas fanáticas como esta. A mi no me duelen prendas nunca en viajar, dormir cuatro horas, escribir de madrugada, perder salud, todo para cumplir sueños húmedos musicales. Por eso te leo y me pones los pelos de punta, y por eso tengo unas ganas locas de viajar a Sevilla, también en AVE, para ver a AC/DC en 16 días. Estas historias sólo las entendemos los que sentimos la música jodidamente adentro. Gracias tío. Un abrazo.

zangief dijo...

Poco que añadir a tu crónica. Sigo un poco molesto por el tema de la duración, pero supongo que con el tiempo eso me parecerá una anécdota y sólo recordaré lo bien que canta aún este hombre, lo bien que sonaron y sobre todo el momento magico de la noche con heartbreak station.

Velkar dijo...

Efectivamente, tras tal alarde de majestuosidad y de buen hacer, queda perdonado el racaneo temporal.
Realmente hubo momentos tan especiales que me parecía que estaba viviendo un puto sueño y que aquello no era cierto.
GRANDES!!!!

Ofersan dijo...

Que envidia!!!!!!!esta vez no pudo ser, ya sabes Sammu que yo soy más señorito, je,je....aunque hubiera madrugado y sacrificado sueño sin duda. Era de esperar la duración, teninedo en cuneta el estado de la banda y los últimos directos editados. Hubo set acustico?
Me alegro que disfrutaras!!!!!!!

günner dijo...

Pues el concert sería mu guapo, pero si me gasto 200€ y me tocan 1 hora me casgo hasta en la bisabuela del Keifer!
Si voy desde Madrid no tanto

Anónimo dijo...

Pero qué concierto de Cinderella vistes ayer, fue un desastre de sonido. Si hasta el guitarra no paraba de encabronarse con los técnicos de sonido, solo se oía a keifer y encima super alto. NO sé a cuantos conciertos habrás ido pero fue un desastre, a no ser que tengas un oído que te permita escuchar guitarras que no suenan.....
Una pena porque yo tambien estaba deseando ver a Cinderella y por no hablar del tiempo del concierto, una pena penita pena.....

pistolas dijo...

Fue un sueño hecho realidad, y ante el privilegio de verles, el repertorio y cómo se las gastaron, francamente, ni me fijé en la duración del show. Salí flotando y con una sonrisa de oreja a oreja.

Eso sí, me hubiera gustado que hubieran metido alguna canción más de Heartbreak Station, o algún tema de ese injustamente olvidadísimo, Still Climbing, que siempre me pareció un disco tan digno como todos los demás de la banda.

Espero que vuelvan, una vez vista la respuesta del público hispano.

pistolas dijo...

Desde donde yo estaba, se oía bien, por cierto.

PopuJedi dijo...

¡Bien por ti! Otra muesca más en el revólver.

Jovigui dijo...

Acabo de llegar a mi casa en Barcelona y aun estoy sumido en una nube. Ayer me paso lo que no me pasaba desde hace muchisimos años en un concierto , sin pretenderlo se me caian las lagrimas de lo que veia. Para mi fue la culminacion a un largo recorrido de 25 años y ayer por fin lo hice realidad y pude ver a Cinderella . Paso de otras consideraciones como tiempo , sonido etc ,simplemente para mi fue magico y sublime y asi lo recordare toda mi vida .

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

Tienes razón, ante el hecho de ver cumplido un sueño, una hora de concierto puede ser secundario. Al final no he podido ir por curros y cosas, así que te felicito. Espero que Tom se decida a reemprender una carrera normal, sigue siendo único, aunque yo lo prefiero con guitarra en ristre, , metiendo acordes stonianos a saco.

¡Un saludo!

sammy tylerose dijo...

Cada vez estoy más convencido de que vi un gran concierto. Chequead en youtube los videos del show. Vereis que "malo" era el sonido.
Con un poco de suerte, vista la eufórica reacción del público, Cinderella toman el ejemplo de Tesla y nos visitan a menudo. Aunque lo de Tesla era una reactivación de su carrera en toda regla y lo de Cinderella es más nostalgia que otra cosa. Los que no estuvieron ayer, no falleis la próxima.
Anónimo, deben ser de 200 a 300 conciertos los que habré visto. Quien tuvo una mala noche fuiste tu, no Cinderella. Que las guitarras pudieron sonar más fuerte? Ok, pero si te quedas con eso en vez de con la voz y el carisma de Tom, la garra de los temas más cañeros,la emoción vivida con el set acustico Heartbreak Station-Coming Home, la cara de felicidad de la banda y la euforia del público ... por mi puedes cortarte las venas cuando quieras.

manurhill dijo...

Ver a Cinderella es todo un sueño, menudo subidón te debiste llevar, la única pega la duración del show después de cinco lustros Keifer podía haber forzado un poco más. Por lo demás simplemente decirle al anónimo que seguro otras veces pone su nombre, es un poco de cobardes, de buscar polémica fácil o simplemente de un tipo sin argumentos.

Saludos

Alvar73 dijo...

Que envidia,man.Un sueño que espero que se haga pronto realidad.
A mi,personalmente me hubiera mosqueado un monton,pero visto asi y sabiendo que es una gira de calentamiento para ver como estaba la voz de Tom,pues no hubiera quejado tanto.
Un abrazo, man,y una gran cronica.

José Fernández dijo...

Aunque hubo muy buenos momentos pagar 36 € por unos 55 minutos descontando las pausas... Lo que no entiendo es que Keifer teniendo la voz en tan mal estado se dedicase a ratos a hacer los típicos gimmicks en plan, ahora le grito al público: "Hola Madrid, me acaban de decir el nombre de vuestra ciudad en el backstage!!". Vale que también hizo lo típico de "Os pongo el microfono y cantáis vosotros el estribillo, que buena falta me hace descansar". Lo que pasa es que el nível de inglés de la gente que vivió el heavy 80's (había bastante cartón) es cuasi nulo, y claro, a ratos tenía que pillar el microfono a toda hostia para tapar los huecos que dejaba la gente.

Por cierto, curioso concierto, acabo sonando peor al final que al principio. Y no estoy hablando del grupo, sino de los técnicos. Sobre todo nunca dieron con la ecualización correcta de la guitarra acústica.

P.D. El cantante de Stormzone (los teloneros) acabo pillando cacho esa noche. Lo gracioso es que era el bajista el que iba a triunfar, pero el cantante acabo imponiendo sus galones. En todo caso: Aún quedan groupies!!

rocks dijo...

Muy bueno tu comentario sobre el peinado de Keiffer y tus peluqueras! Un saludo Sammy

paulamule dijo...

Pues sí, Madrid es especial para este tipo de evento y sí, fue demasiado corto. Y ahora que sacas a relucir a Tesla te diré que su regreso por todo lo alto hace unos años fue la bomba. Ya sabes que no soy una hard-fan de este tipo de bandas pero Tesla hicieron de mí una fan incondicional al contrario que Cinderella. Y nos dieron casi dos horas. Y salieron, firmaron y hasta cantaron con nosotros. en fin, las comparaciones son odiosas.
Me alegro de que disfrutaras.
Salud.

Clicky Web Analytics