sábado, 4 de octubre de 2008

The Dictators - Barcelona 01-10-08 - Apolo 2


El bolsillo de uno no da para todo, y ante la avalancha de shows por estas fechas, no hay más remedio que renunciar a unos cuantos. Me gustan The Dictators, los respeto enormemente, pero ante el dilema entre éstos y L.A Guns (tocaban el día antes), mi corazón sleazy no tuvo duda alguna. Siempre fui más de L.A. que de N.Y. Por suerte, nuestra Stoner Queen se decantó por Handsome Dick y los suyos, y , en su debut a lo grande en este blog, nos relata lo sucedido:


Hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien en un concierto! Era la primera vez que veía a los dictadores y tenía ganas!
Llegamos algo pronto, para poder tomar unas birras en algún bar cercano sin que con ello te dejaras parte del sueldo. Al fin y al cabo, los teloneros, Los Cancerberos, tampoco me causaban expectación, así que decidimos entrar algo más tarde.

Me sorprendió ver a tanta gente. Faltaba algo menos de media hora para que salieran y la sala Apolo 2 ya estaba llena. Luego me enteré de que la organización se había flipado y había vendido más entradas del aforo permitido. No obstante podías disfrutar del espacio suficiente como para no pegar codo con codo con el de al lado. Si bien es cierto que el escenario apenas podías verlo, la música sonó espectacular.

Haciéndose de rogar, Dictators salieron con mucha vitalidad y energía, todo auguraba un buen show. Y así fue, no decepcionaron. Tocaron los clásicos de, en mi opinión, el mejor disco de Dictators, D.F.F.D: I´m right, Pussy & Money, The The Savage Beat y, por supuesto, el temazo por excelencia, Who will save rock n roll!


Handsome Dick Manitoba & Iggy back in the 70's

Aunque el calor era notable, no impedía que todo el público arrancásemos a bailar y saltar. Era imposible no moverse al son de Avenue A. Nos deleitaron con algo menos de hora y media, pero sinceramente se me hizo cortísimo. Fue un concierto completísimo, incluso Andy Shernoff, bajista, se arrancó y nos cantó (si no recuerdo mal, ya que la cerveza ingerida empezaba a surgir efecto) un par de temas. Mientras, Manitoba estaba refrescándose (por decir algo), antes de volver al escenario y ofrecernos una magnífica versión de Dead Boys, un Sonic Reducer que acabó de culminar el show.

No faltaron interminables conversaciones por parte de Manitoba con el público, que intentaba que al unísono coreásemos algún tipo de estribillo sin llegar, todo hay que decirlo, a conseguirlo. No entienden que Spain is diferent y que aquí, como mucho, Let´s rock y poca cosa más, je!

Resumiendo, fue mi primera vez, pero no dudo, ni por un segundo, que siempre que visiten nuestro país allí estaré yo, en primera fila, para punk-rockanrolear!

Stoner Queen

5 comentarios:

stonerqueen dijo...

Vale, como la cronica es mia, comento la primera...por aquello de la vanidad y tal, jeje!

Que voy a decir? Que fue la puta hostia!


Salud y rock n rollah!

sammy tylerose dijo...

Menuda euforia! Yo los vi hará unos 4-5 años en la nefasta sala KGB y disfruté bastante. Su actitud fue de puta madre, pero el sonido, como suele suceder en esa sala, era un embrollo.

Txema dijo...

Yo tampoco fui esta vez por la sobresaturacion de conciertos (ademas ya los he visto 3 veces), pero los de New York siempre son garantia de diversión, Rock´n roll y buen rollo.Además en este tour vovian a se un quinteto con la vuelta de su guitarra Scoot Kempner.
Os pongo dos links (que podeis ver en su pagina web) de lo que fue su apoteosico concierto en el apolo 2)
Avenue A/Baby let´s twist:

http://www.youtube.com/watch?v=WhG7NmIQEwg

Sonic reducer/two tub men

http://www.youtube.com/watch?v=HN-qyB9DYek

casi nada.Que envidia!!

Txema dijo...

Por cierto los tios se toman con calma su carrera 4 discos en 20 años sin contar algun directo. Se ve que Andy shernoff ( el cerebro a la sombra y compositor de casi todas las canciones) con todas las producciones y proyectos que tiene no esta mucho por la labor de engendrar un nuevo disco (DFFD es del 2001)

kar dijo...

tu en dictators en barna y yo en rem en madriZ... cómo ha cambiado esta celtiberia nuestra en la que la agenda de conciertos se hace inabastable en ocasiones, y todo (por lo menos en ciudades grandes).

Clicky Web Analytics